Encuentro latinoamericano de partidos comunistasAnte un auditorio abarrotado de público, y en presencia de 19 delegaciones de Partido Comunistas y Revolucionarios de América Latina y el Caribe congregados en Lima, el Vicepresidente del Partido Socialista Unido de Venezuela Rodrigo Cabezas, expresó el saludo del Presidente del Gobierno Bolivariano de Venezuela, Nicolás Maduro Moros.

Haciendo uso de la palabra en el acto inaugural del certamen, celebrado la noche del viernes 26 del presente en los amplios salones de la Derrama Magisterial; el dirigente venezolano expresó su satisfacción por la convocatoria a un  evento orientado a construir la unidad de las fuerzas más avanzadas de nuestro continente en lucha contra la ofensiva global del imperialismo.

Subrayo que, en efecto, en el marco de la unidad, son posibles las victorias de los pueblos. La experiencia venezolana -dijo recordando al Comandante Hugo Chávez- fue posible gracias a la unidad, y ella condujo al país a la victoria.

Nos unen, en esta circunstancia, dos objetivos muy concretos –dijo- nuestra convicción antiimperialista y nuestra decisión de construir una sociedad mejor en el marco de lo que denominamos  “El socialismo del Siglo XXI”.

La lucha contra el imperialismo se afirma en nuestra voluntad de ser independientes, de administrar nuestros propios recursos, de encontrar caminos nuestros para encarar nuestros problemas, de lograr el respeto a nuestra Soberanía en el escenario mundial. Los 167 millones de latinoamericanos que viven bajo el límite de la pobreza, se identifican con ese mensaje, subrayó.

Por eso con fluyen en la tarea de construir una sociedad mejor, libre de analfabetismo, de atraso social y de miseria, que sea capaz de superar las lacras del capitalismo y de abrir caminos nuevos que nos ayuden a construir un mundo mejor.

Para esa tarea, la unidad es una herramienta básica y constituye una necesidad estratégica, e histórica Debemos superar las diferencias que nos separan -dijo-  ser estar en condiciones de construir una vanguardia que luche, que sea capaz, y que no nos traicione.

Afrontamos -añadió- una ofensiva imperial que tiene el propósito de hacer retroceder la historia. Se busca, mediante ella restaurar una sociedad conservadora, vencida por la vida y por la historia, un  mundo que quedó atrás, por el avance y la victoria de los pueblos. Tras lo que se ha dado en llamar “la sociedad tradicional” se esconden los intereses de la oligarquía y las corporaciones.

Nuestra tarea, es enfrentar ese reto. En el siglo XXI -añadió- se inició en nuestro continente un nuevo ciclo, de signo antiimperialista y liberador. No podemos permitir que ese ciclo, sea vencido. El, no nació de una discusión, ni de un debate. Nació de la lacerante realidad de nuestros pueblos, agobiados por el atraso y la miseria. Así ocurrió en Venezuela, pero también en Brasil, Argentina, Bolivia, Ecuador y otros países.

En nuestro continente -afirmó- la derecha no tiene nada nuevo que ofrecer. Lo que quiere, es restaurar el pasado. Volver al viejo modelo de dominación que  ya fracasó. Quieren reciclar la experiencia vivida para cautelar los privilegios del Imperio. Buscan acabar con nuestra soberanía, remachar la dependencia, destruir las conquistas de los pueblos.

Nuestro proyecto -aseguró- es distinto. Es superior al modelo capitalista. Nosotros tenemos una opción vinculada al progreso y al desarrollo. Queremos construir un mundo nuevo a partir de una opción solidaria- Nos afirmamos  en la integración, en la unidad,  en la acción concertada de las fuerzas progresistas. Y buscamos fórmulas que respondan a los intereses de las grandes mayorías.

Y buscamos construir un  mundo de paz Por nuestra iniciativa –dijo- la CELAC declaró a nuestro continente “una zona de paz”. No queremos que el Imperio nos traiga la guerra, la destrucción y a muerte a nuestras ciudades y pueblos. Abogamos por la vida, por la dignidad de los pueblos y por la justicia.

Y construimos en Venezuela una nueva sociedad en medio de grandes sacrificios. No nos sentimos  dueños de la verdad, ni buscamos imponerla por la fuerza. Estamos haciendo una experiencia política inédita, al lado de nuestro pueblo, y  hemos cometido y cometeremos errores, pero los estamos superando, y saldremos adelante.

Luchamos contra un  virtual bloqueo del Imperio, contra el accionar terrorista de la oligarquía que pretende destruirnos. Pero contamos no sólo con la fuerza activa de nuestro pueblo y su unidad, sino también con la solidaridad más amplia de todas las fuerzas avanzadas de nuestro continente y del mundo. Ahora afrontamos una agresión brutal, pero sabremos derrotarla.

El pueblo venezolano ha logrado conquistas decisivas y no obstante lo que afirman nuestros enemigos,  el país avanza en desarrollo y en igualdad. Con el pueblo, la Fuerza Armada Bolivariana, lucha por la patria, con el ejemplo de Hugo Chávez y la inspiración de los libertadores.

La delegación venezolana, integrada por el PSUV y  por el glorioso Partido Comunista de Venezuela, aquí representado por el camarada Carolus Wimmer, agradece vivamente las muestras de apoyo y solidaridad que hemos recibido y que reflejan la voluntad combativa de pueblos dispuestos a enfrentar todas las tareas. La unidad, es la más urgente de ellas.